domingo, 26 de agosto de 2012

Educación de la puta zorra mamona

Para proseguir con la educación de la puta sumisa, de su querida y amada esposa, con objeto de llegar más allá de su anhelado y suplicado emputecimiento, hemos procedido a llevarla a los aseos de un conocido club de tenis con objeto de que vaya adiestrándose en el arte de mamarla. A desconocidos. No se trata ya de que la mame bien a su Amo o su marido, sino que ha de estar dispuesta para mamar cualquier polla que se aproxime a su cara.

Y in preguntar jamás qué ha de hacer porque por instinto sabrá que tiene que mamarla, chuparla, lamerla y volverla a mamar hasta que la leche salga a borbotones y rebose su boca. De eso se trata el ejercicio.

Así que hemos procedido a meterla en unos aseos en los que nuestro cómplice, el encargado del establecimiento,  habilitó un agujero en la pared para que desde el otro lado los clientes del club puedan meter la polla. De esta forma se garantiza tanto el anonimato de ella como el de los propietarios de las pollas que mama a los que se les garantiza discreción y la posibilidad de que una puta zorra y mamona, les chupe la polla y les provoque un descomunal orgasmo.

No es menester aclarar que hay cola en los aseos para meter la polla por el agujero y que la puta sumisa y mamona ha cumplido con creces su labor y ha conseguido que todos se corran. Al terminar con todos ellos, todavía suplicaba más pues quería seguir oficiando de puta mamona en el Glory Hole. Pero nos ha parecido suficiente puesto que la cantidad de semen en el suelo y por todo su cuerpo era excesivo y además comenzaba a padecer algunas llagas en los labios de tanto mamar pollas.


Así que hemos procedido a retirarla, llevarla al piso en el que se hospeda provisionalmente y ducharla para dejarla en perfecto estado de revista. Posteriormente ha tenido que chupar la polla de su cuidador, antes de permitirle que duerma y descanse porque casa tres horas se procede a despertarla para que chupe una polla y se vuelva a dormir.

Y así, hasta que amanece, desayune y siga con el horario habitual de chupar polla constantemente. Se trata de habituarla y que en el momento en el no note una polla en la boca se sienta extraña, nerviosa y ansiosa por tener una. Se ha de hacer constar que las propinas que los clientes han dejado tras se exprimidos por la puta mamona, han sido sustanciosas y se han ingresado en una cuenta para su posterior distribución.
Pero eso es otra historia.

No hay comentarios :