miércoles, 26 de septiembre de 2012

Qué bien me lame tu mujer, cornudo

Me gusta como tu mujer me lame los huevos. A ti hace ya tiempo que no te la chupa. Lo hemos decidido juntos. Por tu bien. Pero te dejamos mirar cómo ella me lame los huevos, los chupa, se los mete en la boca y los besa con devoción. Le gusta paladear a un verdadero macho. Porque tú eres poco hombre para ella. Lo sabes. 
Lo has reconocido y se lo has dicho. fuiste tú el que le suplicaste, el que insististe, el que quisiste convencerla para que lo hiciera. Y ella te cogió la palabra. Al principio con reparo, pero luego se ha lanzado como una puta. Como la puta zorra que llevaba dentro y que tú no supiste sacar. 

Se lo dijiste un día y ella te hizo caso. Quiso cumplir con tu fantasía. Y ahora ya ves: ella me besa con ardor los huevos, se los come y los lame, mientras tú miras. Porque te gusta mirar. Y masturbarte mientras ella me da gusto. Mientras se sienta una puta con mi polla y mis huevos. ¿lo ves? Es muy buena puta. Y tú un buen cornudo consciente que te mueres por ocupar su lugar, porque ella se aparte y te deje chupar y lamer. Pero ella no quiere. Es muy egoísta. Una puta egoísta.

No hay comentarios :