miércoles, 3 de octubre de 2012

Avances en el emputecimiento de tu amada esposa


Te adjunto la carta que tu querida y amada esposa ha escrito para animarme a que la someta más todavía. Te la envío para que sepas como avanza en su sumisión y emputecimiento. Espero que estés conforme en estos avances y me indiques si tienes alguna idea para someterla más aún y llevarla a un mayor emputecimiento. Yo la veo ya a punto, muy perra, muy zorra y muy guarra, pero tú decides el nivel al que quieres que lleguemos.
Atentamente
Antonio.

"Quiero que seas libre, mi Amo, porque siempre te he soñado libre y una vez que te he encontrado te quiero más libre aún para que sea más tú que nunca. Para que seas tú mismo. Más libre que nunca mientras me esclavizas más a ti porque sólo deseo ser esclava de tu libertad y porque al contrario que tú, yo quiero ser cada día menos libre, más esclava a ti. Más sumisa.

Porque mi mayor placer es ver que tú lo tienes al usarme, al servirte de mí como un objeto, al ser el instrumento de tu placer y de quien tú quieras.  Quiero ser más puta, más perra, más zorra; que mi coño esté abierto para ti las 24 horas. Ofrecido y expuesto constantemente para ser usado por ti como quieras, cuando quieras y donde quieras. Y con quien quieras.


Quiero que te sientes libre, mi Amo, y que yo sea el artífice de esa libertad porque cuanto más libre seas tú, más sumisa seré yo y más feliz y entregada me sentiré. Quiero ser esclava de tu libertad. Así me siento, mi Amo, porque cada día te quiero más; cada día me entregó más a ti, a tu voluntad, a tu capricho, y cada día soy más feliz amándote y sometiéndome a tus caprichos. Te suplico que no tengas piedad y vayas forjándome como alfarero con el barro para construirme de nuevo a tu imagen y semejanza para que sólo sea un objeto de tu placer, que es el mío.

Y te suplico que seas cada día más libre y que cada día vayas cogiendo más poder para hacerme cada día más sumisa a ti. Más puta, más zorra, más perra.  Sólo eso. Es mi única súplica, que seas cada día más duro y libre a costa de mi libertad porque yo no quiero ser libre y mi libertad está en ser esclava de la tuya; en ser sumisa a tu voluntad, a tus caprichos y a tu libertad.

En amarte completamente y sin límite, para que tu libertad me gobierne, que tu libertad nos rija y que tu libertad sea la única ley a la que tendré que atenerme. Te quiero libre, mi Amo, para que puedas hacerme así cada día más esclava.
Soy feliz, mi Amo, muy feliz, al verte a ti tan libre y a mí tan esclava.

2 comentarios :

Marcmaili dijo...

Espectacular!!! te seguimos desde hace tiempo, un abrazo y gracias por compartir todo esto con nosotros. Saludos desde bcn!! ;)

M. de un macho corneador dijo...

Gracias. Pero yo también soy seguidor de vuestro blog. Es muy sincero.
Un beso y un abrazo desde Murcia.