miércoles, 24 de octubre de 2012

La puta zorra de tu mujer




Tu mujer me dijo que querías que la follará duro sobre la mesa de mi despacho y que hiciéramos una grabación con el móvil para enviártela.  Me pareció bien porque en esto mandas tú, aunque seas cornudo y todo lo hacemos por tu placer, a tu gusto. 

Así que tras hacer que me chupara la polla de rodillas, como tú me indicaste, cogiéndola del pelo y follándomela lentamente, muy lentamente,  la doblé sobre la mesa de mi despacho y me puse a follarla duro, con fuerza, para hacer que se corriera varias veces porque los dos sabemos que es multiorgásmica, algo puta y le gusta que le den duro. 

Es muy puta, aunque todavía no se ha soltado. Y la verdad es que respondió, que sacaba el culo para recibir mejor mi polla, para que la punta le tocara el útero, según le gusta a ella. Lo sé porque tú me lo has contado.  Y se corrió varias veces con mi polla metida en su coño, mientras gritaba como una perra en celo.


Luego se vistió, salió del despacho y se sentó en la mesa en la que trabaja como mi secretaria. Es probable que dentro de una hora la vuelva a llamar para volver a follármela porque la verdad es que es tan puta que me ha dejado con ganas.  A veces es ella misma la que entra y sin mediar palabra se esconde debajo de la mesa y me la chupa, mientras hablo por teléfono contigo, con algún cliente o con mi mujer. 

Y luego, cuando cuelgo, es ella misma la que se levanta la falda, se pone a horcajadas sobre mi regazo y se clava la polla lentamente, muy lentamente, como si quisiera saborear el momento. Está mojada, muy mojada. Y comienza a moverse con furia mientras me dice que le va a contar al cabrón y cornudo de su marido  todo lo que hacemos porque así se excita. Todo lo que ella hace, en realidad, porque es ella la que suele tomar la iniciativa.

No hay comentarios :