martes, 20 de noviembre de 2012

Los trofeos del marido cornudo


Tu esposa ha empezado a usar las paredes de tu habitación como un diario de sus encuentros. Cada hombre deja su condón con su nombre para mencionarla ella y humillarte. La última cosa que veas antes de dormir, la primera cosa por la mañana, el olor a semen por todas partes y ni una sola gota es tuya. Todo es un recuerdo de las pollas que hay ahí fuera, que han follado a tu esposa y merecen la pena. Nunca te la follarás.

(Traducido de una corneadora de habla inglesa)

No hay comentarios :