jueves, 22 de noviembre de 2012

Te haré cornudo hasta con el mancebo de la farmacia


Quiero que dejes dejar el tabaco, mi querido esposo cornudo, porque desde que has vuelto a fumar he notado que estás menos sumiso, menos dispuesto a que te humille. Sigues tan sumiso cornudo como siempre, pero estás como más desganado. Quizás si me follara al farmacéutico te dejaría a mejor precio las pastillas. Y si me follara en la parte que se atiende al público mientras la gente entra y sale y el mancebo les atiende te gustaría más y todos sabrían lo cornudo que eres.

Que ganas de que pusiera mis tetas desnudas sobre el mostrador frío mientras me folla el coño y luego el culo, hasta dejármelo bien abierto, que no pueda sentarme en unos cuantos días, y cada vez que me queje del dolor, te acuerdes de lo que hice. Y si pasa un sin que entre gente, creo que le comeré la polla al mancebo, que será un chavalito con un pollón tremendo que me iba a ahogar con él mmmmmm.

 Y quizás deberías acariciarme las tetas mientras me folla el farmacéutico y me como el pollón del mancebo, para que esté más excitada, más jugosa y que me follen mejor, mis orgasmos sean aún mayores y disfrute mucho más de lo cornudo e impotente que eres. Y que te sacaras la pilila, para ver si se te ponía dura de verdad o solo lo dices por decir, que si no te la sacas, es tan pequeña que no se te notaría el paquete, impotente cabrón.

No hay comentarios :