martes, 6 de noviembre de 2012

...y no te dejaría ni tocarme las tetas cabrón, cornudo impotente, vamos ni mirarme.

Creo, mi querido cornudo,  que te pondría el aparato aquel transparente de goma con forma de polla en el que tendrías que meter tu pito con el fin de que yo sienta placer, pero tú no  porque el plástico impide el roce con mi coño y ni lo toca.

Y  te utilizaría para darme gusto mañanero, y no te dejaría ni tocarme las tetas cabrón,  cornudo impotente. Vamos... ni mirarme. 

Te tumbaría en la cama con eso puesto, te haría que miraras al lado, y te pondría una mano en la cara para que no pudieras moverla y te metería un par de dedos de la otra en la boca para que los mamaras como si fuera una polla. 

Y me pasaría el rato deseando que alguien entrara al piso con una verga de verdad y no la pilila esa que tienes, para  me follara bien el culo y me hiciera chillar de gusto y de placer.

Sí, eso me apetece ahora cabrón cornudo impotente de pilila inútil.

No hay comentarios :