domingo, 9 de diciembre de 2012

Cornudo, polla y pollita


Mira, cornudo, como él me estaba besando mientras salíamos de la playa. Mi macho tiene la polla dura, por la excitación que le provoca besarme y el saber que tú eres mi sumiso cornudo. E impotente, porque aunque sé que gozas, no se te pone dura y como comprenderás a mi no me vales para follar. La tienes floja. Él dura, muy dura.

Te quiero, quiero tu amor y tu cariño, pero para follar prefiero un macho de verdad como este que me besa, porque sabes que soy una mujer caliente, apasionada y me encanta follar. Y hacerte cornudo, porque desde que te lo hago mis orgasmos se han multiplicado por 100. No podría ya vivir sin ellos. Y sin hacer cornudo. Lo sabes. Y lo aceptas. Y eres feliz. Somos felices.

No hay comentarios :