miércoles, 19 de diciembre de 2012

El cornudo siempre pierde


No soy cruel, mi querido cornudo,  al masturbaros a los dos al mismo tiempo. Creo que es justo y cabal que el que se corra antes pierda la apuesta y no folle conmigo. Conmigo siempre follará el más macho, el más hombre, el que tenga más aguante. Es lo justo para una mujer como yo, para una hembra que necesita machos potentes y duros, y tú te has corrido casi con sólo tocarte. No me vales para follar, lo siento. Y lo sabes.


Él es un macho de verdad, un hombre, un pedazo de tío que aguanta y que me dará todo el placer, mientras que tú te corres enseguida como una putita y no vales para nada. Y no tiene ninguna importancia que tú hayas estado dos meses en castidad total y absoluta y que por eso quizás te corras antes. Fuiste tú el que quiso estar en castidad para demostrarme tu amor, para evidenciar que me amas con locura y pasión. Fuiste tú. ¿Te acuerdas? Ahora has perdido, de nuevo, y vas a ser otra vez cornudo. Son las consecuencia de amarme tanto. Y además podrás lamerme el culo mientras te hago, una vez más, muy cornudo.

1 comentario :

Anónimo dijo...

Precioso espectacular sentarnos a los dos y ver la dotación del otro y encima su mayor aguante .....


Una de las cosas más humillantes y placenteras para un cornudo!!