martes, 8 de enero de 2013

Bebida especial para el cornudo

Me he reído de tu pito, claro, de tu pollita, de tu pito-clítoris. No es que sea pequeño, cornudo, es que la de mis amantes son enormes, bestiales. Unos pollones a los que me he hecho adicta, por tu culpa, fuiste tú el que quiso te hiciera cornudo, el que tenía la fantasía.
Ahora ya no hay vuelta atrás. Soy adicta a las pollas grandes y a humillarte como cornudo porque gozo como una perra cuando te veo de rodillas como miras mis folladas con otros. Pero hoy voy a ser buena, te voy a dar un regalo y por eso me estoy meando en la cubitera para que tengas unos buenos cubitos.

 Después te voy a permitir que bebas, echaré los cubitos en el agua y tú tendrás que aportar tu semen para darle más sabor. Y te lo beberás. Quiero que ensayes y aprendas porque a partir de ahora sólo podrás beber alcohol así, pero con la diferencia de que en vez del semen de tu pollita encerrada en la jaula, el semen será del macho que te va a hacer cornudo.

Beberás mi pis, mi orina, y el semen del macho que te hace cornudo. Quizás así se te pegue algo de hombría. Aunque lo dudo. Lo dudo y me niego, claro, porque jamás volverás a ser el que fuiste. Esto es para todo la vida y te vas a morir siendo cornudo y bebiendo mi orina y el semen de notros machos. ¿lo sabes, verdad? Me alegro de que aceptes y digas sí, suplicándome. Eres un cielo, cornudo, y por eso te amo.

No hay comentarios :