lunes, 4 de febrero de 2013

Eres cruel, pero te amo


Eres cruel, muy cruel, pero por eso te amo tanto. Porque sabes que tras tres meses en castidad, encerrado en mi cinturón y viéndote follar a menudo con tu amante, sólo hace falta un ligero toque para que me corra. Y tú lo sabes. Lo sabes y lo disfrutas.


Otras veces sólo hace falta que me cojas la base de mi pene para que me corra a borbollonees. Sin darme ni una sola caricia. Dices que un cornudo como yo no la merece y que sólo puedo tener toques y un apretón para correrme. Las caricias, lamidas y chupadas son para tu amante. Yo sólo puedo aspirar, tras meses sin correrme, a que me toques ligeramente o me aprietes un poco. Sólo eso. Y me basta. Te amo tanto que aún me parece poco.

No hay comentarios :