jueves, 21 de marzo de 2013

Un condón para el cintuón de castidad del cornudo

Además de follar con mi amante sin condón, te he puesto a ti uno por si te hacías ilusiones de ser algún día padre. No quiero que albergues la más mínima ilusión de que puedes follarme y tener un hijo. Nunca. Jamás.

Lo dejamos bien claro, cuando me suplicaste que te dominara y eso he hecho. Ahora mi querido cornudo, disfruta de tus cuernos, porque mi macho me va a follar a pelo, rozando su polla con mi coño, sintiendo mi piel con su piel, refregando  su polla en mi agujero y corriéndose dentro como un toro, como un macho. Corriéndose a borbotones y no con ese hilillo que a ti te sale cuando te acaricio con el cinturón de castidad puesto.

Por cierto, que hace unos días he dejado de tomar los anticonceptivos. Creo que es justo que lo sepas y que pienses en ello mientras él mete su pollón en mi coño, me folla y se corre dentro.

No hay comentarios :