lunes, 11 de marzo de 2013

Ya saben que soy un cornudo


MARTES.- Has traído a casa a nuestros amigos, a los amigos con los que salimos a cenar y de copas y con los que viajamos en vacaciones. Me has sorprendido cuando me has llamado para decirme   que espere en casa desnudo, con el collar y el cinturón de castidad puesto. Y eso he hecho. Y cuando has llegado con ellos les ha dicho que yo soy el cornudo de tu esposo, el cornudo de tu marido.
- ¿No os lo creíais?...pues ahí lo tenéis. Este es el cornudo de mi marido, vuestros íntimo amigo, al que humillo y le pongo los cuernos desde antes de nuestra boda.

Has decidido hacer pública nuestra conidición sin decirme nada. Pero he callado y he bajado la cabeza, aunque como parece que ellos no se lo creían de todo, que sospechaban que quizás era una broma nuestra, le has dicho a los dos machos que se desnuden y has llevado mi cara a su polla. Les he mamado la polla a nuestros dos mejores amigos, mientras sus mujeres se reían.
- ¿Veís como es de verdad un cornudo sumiso? -les has dicho riéndote.

No hay comentarios :