viernes, 19 de abril de 2013

Un cornudo muy completo

MARTES.- Has traído a casa  a la mujer de tu amante. Os habéis hecho amigas. Incluso os metéis mano delante de mi y folláis para hacerme también cornudo  con la mujer de tu amante. Follas con tu amante y con su mujer. “Para que te sientas un cornudo más completo”, me dices. Y además me has dejado claro que también seré su sumiso, que cuando tú no estés me dejarás a cargo de ella.

No sé cómo habéis conseguido esta amistad, pero supongo que tiene que ver con que tú siempre le habías gustado a ella y cuando se enteró de que follabas con su marido, no sólo que no se enfadó sino que te propuso también follar con ella. Después de todo éramos un matrimonio de amigos que salíamos juntos siempre tanto para cenar y tomar copas, como para viajar por el extranjero. Éramos amigos desde siempre, pero tú te enrollaste con él y yo acepté a tu nuevo amante. Como siempre.

El otro día salimos de compras, para mí, y cuando volvimos os divertisteis probándola. Me quedaba muy bien, según me decíais las dos muy unidas y excitadas. “Estarás muy mona cuando conozcas a Abel”, me dijiste.

Porque también comentasteis que Abel, tu amante y su marido, se enterará pronto de lo vuestro, se lo vais a decir, y que tendré que ser el esclavo sumiso y cornudo de los tres. Que saldréis de viaje y tendré que llevaros el equipaje y mantener las dos casas bien limpias, mientras los tres os vais de vacaciones. Y yo he dicho que sí. Como siempre.


No hay comentarios :