martes, 7 de mayo de 2013

Cornudo y humillado en la noche de bodas

Había puesto un anuncio en una web de contactos: "Busco una chica dominante para que me haga muy cornudo, incluida en la noche de bodas". Me respondieron varias chicas, pero tú fuiste la más atrevida, la que lo tenía todo más claro.

Eres extranjera, de un país de Sudamérica y no tenías la nacionalidad por lo que buscabas casarte con un cornudo sumiso para obtenerla. Y también para darte   gusto  porque siempre habías sido muy dominante y caprichosa y te excitaba mucho someter y humillar a un tío. Por eso te dejaban los novios, porque eras muy puta y no podías dejar de ponerles los cuernos a todos.
- Cuando un tío bueno me mira me mojo el coño y no puedo evitarlo: tengo que follármelo.

Eso me dijiste en las conversaciones previas a nuestro compromiso. También me advertiste que tenías un amante fijo, un chulo que te prostituía, pero que tú incluso follabas sin que él lo supiera cuando encontrabas a un tío que te gustaba. Y lo hacías gratis.

También me aclaraste que si aceptaba  jamás follaría contigo porque no querías que yo fuera como tus machos, sino un cornudo sumiso consentido. Y que tu chulo dormiría contigo cuando él quisiera y yo lo haría en la alfombra o en un cuarto de al lado. Pero nunca dormiría en tu cama, aunque estuvieras sola. Jamás, según me aclaraste tajante. "Jamás follarás conmigo ni dormirás en la misma cama", me dijiste para dejármelo muy claro.

Y acepté. Una mujer como tú es lo que llevaba buscando desde joven, pero no la había encontrado porque todas las novias me tomaban por enfermo. Incluso le había propuesto matrimonio a prostitutas pero ninguna quiso aceptar. Me dijeron que sólo lo dejarían por un millonario que las retirara para vivir de maravilla, pero nunca lo harían con un pobre diablo que vivía de un sueldo.

Tú sí aceptaste y nos casamos. Por eso el día de la boda tu chulo nos llevó al juzgado en su coche y nos hizo fotos, mientras  le enseñabas el coño y te excitabas por hacerme cornudo desde el primer día de nuestro matrimonio, desde la misma noche de bodas. Él ya te había follado antes de salir de casa camino del juzgado por lo que ibas a casarte llena de su semen.

Mi sorpresa fue que cuando subimos a la habitación tras la ceremonia, no sólo te follaste a tu chulo, sino que también lo hicisten dos negros amigos de tu amante.  Entre los tres te follaron durante toda nuestra noche de bodas. Según me contó tu chulo, te había alquilado para esa noche a dos negros que querían hacer cornudo a un blanco en su noche de bodas.

Lo más fuerte fue que follaste con ellos sin condón, por lo que no sé si te vas a quedar preñada o no.

No hay comentarios :