viernes, 3 de mayo de 2013

Él es tu hombre; yo soy su puta

Te he visto abrazada a él, cómo te lo comes con la boca, como lo miras con deseo, como te mete mano bajo la falda y tú le abres más las piernas. Es tu macho, según me has explicado muchas veces.

Con él te sientes mujer, te folla como un hombre y te hace sentirte hembra deseada, satisfecha. Lo deseas, siempre lo deseas. Lo llamas, le suplicas que venga a follarte y le dices que no puedes aguantar más sin verlo. Que eres suya.



Y cuando viene te lo llevas a nuestra habitación y te lo follas o dejas que él te folle, mientras yo miro por la puerta entreabierta como te posee y te hace suya. Porque eres suya. Eres su hembra, su mujer y casi su esposa porque él ha tomado el mando de nuestro matrimonio y ocupa mi lugar.


Él es tu hombre desde que un día regresaste a casa y me sorprendiste echado sobre el sofá vestido con tus ropas. Me dijiste que no pensabas divorciarte, que no querías problemas con nuestras familias, pero que a partir de ese momento todo sería diferente. Y lo es. Todo ha cambiado. Ahora soy tu puta y la puta de tu amante, porque él también me disfruta a sus anchas cuando quiere, como quiere y donde quiere.

Lo elegiste a él como amante porque es mi jefe y así, según me dijiste, me sentiría también humillado en el trabajo. Y más puta. Y es verdad. Casi todos los días te llama por teléfono y yo tengo que entrar en su despacho y chuparle la polla mientras habla contigo. Mi sueldo lo ingresa en tu cuenta y a veces tengo que hacer su trabajo mientras él folla contigo en nuestra casa. ÉL  es tu hombre,  tu macho; yo sólo soy tu puta. Y su puta.

1 comentario :

Ana sissy dijo...

A mi me pasa lo mismo soy la chacha sumisa de la casa y la puta de su amante participo en sus juegos preliminares yparticiposiempre en la cama en lo que me ordenan siempre como nena en lenceriay con mi jaulita puestaen mi mini pito. Besos