jueves, 9 de mayo de 2013

Soy puta y esclava de su polla

Cuando has llegado me has visto echada sobre la cama y con un condón en mi sexo. Lo ha dejado él. Para ti sí. Es uno de los muchos que ha usado esta noche, pero te ha dejado uno como símbolo de mi entrega absoluta a él. Soy suya, cornudo. Llevo así varias horas pues hace tiempo que se fue, pues me ha dejado así para que reflexione con mi coño abierto, todavía húmedo de su semen y abierta de piernas. Quiere que me acostumbre a tener los muslos y mi coño siempre abiertos.

Lo quiere él y lo quieres tú, mi querido esposo cornudo, porque fuiste tú el que me inició en esto. Querías un trío, eso dijiste. Luego fue verme con otro. Y finalmente someterte a él como marido cornudo.

Es lo que haces ahora porque cuando él ha dicho que quería estar a solas conmigo, follarme sin tu presencia, has bajado la cabeza y te has ido. Supongo que al bar, donde te he enviado las fotos que me he hecho para ti, mi querido cornudo, porque me acuerdo siempre de ti cuando te pongo los cuernos, cuando follo con un hombre de verdad que me hace suya. Como este macho del que disfruto ahora que me posee por completo y me hace suya. Mi coño es suyo. Lo ha tomado como su propiedad y lo folla cuando quiere y donde quiere.

Y yo siempre estoy mojada para él. Siempre. Incluso cuando me llama por teléfono para decirme que viene a follarme y yo empiezo a chorrear mis juegos de perra en celo muslo abajo. Porque es un macho de verdad. Lo sabes porque he comparado tu pichita con su polla y siempre pierdes. Lo suyo es polla y lo tuyo un vulgar pito que no me satisface.

Soy suya, cornudo y lo sabes. Y lo aceptas. Y lo apoyas. Y me ayudas a ser cada día más perra, más zorra y más cerda para él, para que me use a su antojo, para que me convierta en su puta zorra. Lo sabes. Y te gusta. Y te excita mucho, porque eres tú el que me da la correa y el collar para que te ate cuando él va a venir y que te vea entregado y sumiso, muy sumiso.

Y además algo putita porque eres tú el que se lanza a chuparle la polla cuando me folla para ponérsela más dura y que me folle mejor. Y que te haga más cornudo. Ya no sabes qué hacer para sentirte más cornudo y que yo sea más puta zorra. Aunque no hace falta que te esmeres porque soy su puta, su cerda, su perra y su zorra; una perra en celo para él. Una puta zorra para sus caprichos. Una cerda para sus antojos. Y cada día me gusta más serlo. Y cada día le suplico que me haga más puta a sus deseos, que me esclavice más a su polla. Con  tu consentimiento. Y tu ayuda.

No hay comentarios :